El portal de las empresas y directivos que buscan estar bien asesorados

Artículos / Detalle

06/07/2017

¿Te vas de vacaciones? ¡Disfrútalas! pero no olvides cumplir con la Seguridad Social

El verano ya está aquí, y con él empiezan para muchas personas las tan deseadas vacaciones. Se avecinan días de relax, desconexión, y de disfrutar del tiempo libre con familiares y amigos. Pero para los autónomos, irse de vacaciones hoy, puede tener consecuencias negativas a largo plazo. Fuente original: Emprendedores


Nuria Santandreu | Directora general | audipasa


Viajes, playa, ocio... Se acabaron los horarios y el estrés, al menos por un tiempo. Las vacaciones, después de meses de duro trabajo, se agradecen, y más en según qué sectores.

Pero esto, por desgracia, es diferente para los autónomos. Para ellos, el concepto de "vacaciones", como tal, es más bien una utopía. Ellos también trabajan sin descanso, pero no cuentan con "vacaciones pagadas" como otro tipo de trabajadores. Para lo autónomos, irse de vacaciones va más allá de tener que ponerse de acuerdo con compañeros para cuadrar el calendario. Tomarse un tiempo libre les supone una reducción de sus ingresos, así que deben hacer bastantes equilibrios hasta tomar la decisión de "bajar la verja".

¿Cómo lo pueden hacer? Una primera idea puede ser darse de baja temporalmente en el RETA, pero no siempre es la mejor alternativa. De tomar esta decisión, pueden perder algunas bonificaciones para las que es necesario haber cotizado durante un periodo de tiempo continuado. Por ejemplo, la prestación por cese de actividad. En estos casos, se exige haber cotizado durante, al menos, doce meses de manera continuada durante los 12 meses anteriores a la solicitud. Darse de baja del RETA tiene como consecuencia perder este derecho, aunque es cierto que su cotización es voluntaria. Por tanto, esta pérdida de derechos no se aplica en todos los casos. Cada uno podría entrar a valorar si le compensa/conviene o no, y después decidir.

Para los autónomos, irse de vacaciones hoy, puede tener consecuencias negativas a largo plazo. Lo que se conoce como "pan para hoy, hambre para mañana". Y se puede comprobar con las jubilaciones. Con la nueva forma de cálculo, a partir de 2027 será necesario haber cotizado durante 38 años y medio de manera ininterrumpida para poder acceder a la pensión de jubilación. Dejar un mes cada año sin cotizar para irse de vacaciones implica perder más de tres años, con lo que la jubilación les llegaría con más de 70 años... La imagen de pensionista activo y con ganas de aprovechar el tiempo, en cierta manera, se desvanece... Adiós a los "años dorados".

Por otra parte, el hecho de dejar de cotizar da lugar "lagunas de cotización". Se trata de períodos de tiempo no cotizados, que se encuentran en el intervalo de meses a partir de los que se determina la base reguladora. En el caso del RETA anteriormente mencionado, no existirá fórmula de integración de lagunas de cotización, a diferencia de lo que ocurre con el Régimen General, computando como cero la base de los meses en los que no haya habido obligación de cotizar. En otras palabras, la base reguladora desciende y, por tanto, también la pensión de jubilación.

El hecho de no dejar de cotizar supone tener que seguir asumiendo un coste que, de cara a las vacaciones, les vendría muy bien a los autónomos poder ahorrarse. Pero, como hemos descrito anteriormente, dejar de hacerlo, conlleva una serie de consecuencias a medio-largo plazo. Más negativas que positivas, en general. Cada autónomo conoce su negocio, su actividad, así que el cogerse o no vacaciones, o el dejar de cotizar o no, dependerá mucho de lo que le pueda suponer. Estos consejos les pueden ser útiles:

- Buscar el momento oportuno para irse de vacaciones. Intentar que no sea en un punto álgido de trabajo (a poder ser).

- Hablar con los clientes y hacerles saber el tiempo que se van a tomar libre.

- Planificar el trabajo con antelación, para dejar cerrados la mayor cantidad de temas posible.

- Acordarse de la declaración trimestral.

- Revisar los fondos, y sacar las cuentas bien. Valorar si realmente, económicamente, es factible. No dejar nada al azar.

Con todo ello, y hagan lo que hagan... ¡Feliz verano a todos! Ser tu propio jefe tiene ventajas e inconvenientes, así que siempre se debe intentar mirar la parte positiva de todo.

Tags del articulo

Seguridad Social